El refugio del Papa Luna (Peñíscola, Castellón)

Imponente en lo alto del peñón sobre el que creció la antigua ciudad de Peñíscola, esta fortaleza se edificó por orden de los templarios, a semejanza de los castillos de Tierra Santa, entre finales del XIII y principios del XIV. Fue una de las tres sedes pontificias que ha habido en la historia, y refugio de Benedicto XIII, el Papa Luna.